25 Abr OBJETIVO: QUIERO EMPEZAR A ENTRENAR EN UN GIMNASIO, PERO…

Quizás la razón por la que no te has decidido a entrar y probar un gimnasio o un centro deportivo se encuentra entre las que enumero aquí. Si es así, ¡te invito a que leas la reflexión correspondiente!

 

Quiero empezar a entrenar en un gimnasio, pero…

…¿qué ropa o material debo llevar?

Ropa específica —aunque no es necesaria durante los primeros días—, calzado deportivo —preferiblemente distinto al de calle—, toalla y botella de agua.

El reproductor de música, ropa de cambio y útiles de baño si te vas a duchar allí son opcionales.

…¿cómo voy a saber el entrenamiento que tengo que hacer cada día?

Sencillamente, pregunta en la recepción del centro quién va a ser la persona que te asesorará en el día a día sobre entrenamiento, ejercicios, utilización de máquinas y clases colectivas. Es básico que el gimnasio cuente con técnicos de fitness o entrenadores personales que te lleven el entrenamiento.

…¿qué va a pasar si no soy capaz de seguir el ritmo?

Es normal que los primeros días te cueste alcanzar el ritmo y mucho más mantenerlo. La solución es sencilla: constancia. En eso consiste un programa de entrenamiento, en mantener la constancia para llegar a cumplir nuestros objetivos; no se logran el primer día, eso lo sabrá el entrenador personal que te haga el seguimiento del entreno.

…me da vergüenza que la gente me mire.

Cada persona va a entrenar, a clases que le gustan, a relajarse y desconectar o a coincidir con su grupo de compañeros… pero no van a fijarse en ti ni en el entrenamiento que vayas a hacer.

A lo mejor simplemente el concepto de gimnasio como espacio cerrado donde practicar actividad física no te resulta atractivo y prefieres entrenar en la calle. ¡Genial! Hay infinidad de recursos que te pueden ayudar eficazmente a ello, siempre asesorado por un entrenador personal. Pero ese tema merece ya otro artículo…

1Comentario

Publicar un comentario