TÉCNICAS DE RELAJACIÓN PARA APRENDER A DORMIR MEJOR

03 Ene TÉCNICAS DE RELAJACIÓN PARA APRENDER A DORMIR MEJOR

Te explicamos varias técnicas de relajación para dejar a un lado el estrés diario y conseguir conciliar el sueño sin problemas. ¿Aún no conoces la importancia del descanso?

Muchas personas encuentran dificultades a la hora de conciliar el sueño. De hecho, este asunto se presenta como una característica de la sociedad actual. Ya sea porque el tiempo para el descanso lo reducimos en favor de otras acciones que ocupan nuestro día a día o por simple estrés.

¿Qué recursos tenemos disponibles para lograr una disminución de la actividad vital que lleven al correcto descanso? Una combinación de práctica de ejercicio físico, técnicas de relajación y hábitos saludables.

Técnicas de relajación

Practica la meditación
No hace falta que sean meditaciones de 30 minutos: de 3 a 5 minutos para empezar sería lo recomendable. Lo importante es establecer un hábito que te ayude a llegar a la cama tras haber «parado» durante ese tiempo.

Realiza respiración consciente mientras te concentras y relajas tu cuerpo
Inhala profundo y, mientras exhalas, ve liberando tensiones de las diferentes partes de tu cuerpo desde los pies hasta la cabeza. Puedes pensar en el recorrido que hace el aire una vez entra en tu cuerpo y el camino de vuelta hasta que es expulsado por la boca.

Realiza ejercicios de respiración básica
Inhala en 2 segundos, retén el aire durante 2 y exhala en 4. Si realizas yoga seguramente te habrán enseñado cómo realizar una respiración consciente que te lleve al descanso. ¡Precaución! Los ejercicios respiratorios mal realizados pueden traer consecuencias no deseadas. Consulta siempre con un profesional.

En el descanso, todo suma
No olvides estos sencillos hábitos en tu día a día:

Intenta mantener cierto orden en tu rutina diaria, come ordenado y cena ligero.

Ordena tu habitación para que te invite al descanso (con temperatura y luz adecuadas), evita siestas prolongadas.

Lee, escucha música, practica tai-chi… Puedes probar a darte una ducha con agua tibia antes de ir a dormir.

Y, sobre todo, evita «llevarte el trabajo» a la cama, así como realizar actividad física intensa antes de dormir o utilizar dispositivos móviles antes de acostarte.

Esto es solo una muestra de todo lo que puedes hacer para conciliar el sueño y mejorar tu descanso, en definitiva, tu bienestar.

Empieza a poner en práctica las técnicas de relajación y los hábitos que mejor se adecuen a tus necesidades y comprobarás que pronto notarás los beneficios.

Sin comentarios

Publicar un comentario